Caléndula

Desde que descubrí las caléndulas, no puedo dejar de agradecerle al universo haberlas puesto en mi camino.

Es una de las plantas más nobles que nos ha dado la naturaleza.

A parte de ser una flor de un color muy vistoso, sus pétalos nos ofrecen una gran cantidad de beneficios para nuestra piel. Sus pétalos son como un botiquín ambulante. Es usada desde tiempos remotos para recuperar la piel del frio u otro tipo de escamaciones.

Tanto sea en infusión, en aceite o en otro tipo de preparados las propiedades son tantas que no podemos describirlas todas.

Yo aconsejo el uso de caléndula para todas las personas pero con mayor énfasis en niños y personas mayores.

Ayuda a mejorar la piel reseca y a desinflamar tejidos, dermatitis del pañal y dermatitis atópica.

Ayuda a la formación de tejidos sanos ya que restaurar el colágeno natural de la piel.