Aloe vera

Aloe vera

El aloe vera es una planta que podemos considerar que es medicinal, ya que se viene utilizando desde hace ya mucho tiempo por sus amplias propiedades.

Es una planta que, en diferentes formas se utiliza para afecciones de externas como internas.

De la planta de aloe vera se utiliza principalmente las hojas, ya que en ellas acumulan grandes cantidades de agua, nutrientes y es de allí de donde sale el gel del aloe donde se acumulan todos los beneficios que a día de hoy se conocen de esta maravillosa planta.

Componentes del aloe vera

Dicho gel es una sustancia gelatinosa que se encuentra en el interior de las hojas. Su composición contiene numerosos elementos activos que potencian sus propiedades, entre los que podemos destacar:

  • Vitaminas B, C y E.
  • Minerales como el calcio, hierro y magnesio.
  • Enzimas
  • Aminoácidos.
  • Saponinas.
  • Agua.
  • Carbohidratos.
  • Mucílagos.
  • Sales y ácidos.

 

Como todos los productos naturales que utilizamos en Jazmín en flor, el alto contenido de sustancias que contiene el aloe vera, favorece a reestablecer de forma natural el funcionamiento del organismo, debido a las gran cantidad de sustancias contenidas.

El cuerpo absorbe de forma natural todas las sustancias contenidas, por tener el mismo origen que las sustancias corporales.

Es por ello que no nos cansaremos de decir que los productos naturales siempre serán absorbidos de mejor forma por nuestro cuerpo que los productos artificiales o químicos, además de no tener efectos secundarios.

De las hojas se extrae un líquido que posee propiedades antibióticas y analgésicas. Este líquido llamado acíbar

El gel de sábila, aplicado de forma tópica, favorece la cicatrización y la angiogénesis, además estimula la proliferación de colágeno.

A día de hoy se han realizado numerosos estudios que ratifican las numerosas propiedades que tiene el aloe vera tanto en la industria alimentaria, cosmética y farmacéutica.

El aloe vera posee componentes que tienen la capacidad de tratar afecciones de la piel, mejora las defensas, evita el envejecimiento prematuro, es anticancerígeno, antiinflamatorio, regula el azúcar en la sangre, mejora la digestión, reduce el colesterol.

Propiedades del aloe vera

Las principales propiedades que podemos destacar del aloe vera son:

  • Protege la piel del daño que ocasionan los radicales libres.
  • Combate las irritaciones y la dermatitis, estimulando y fortaleciendo las fibras de colágeno y elastina.
  • Herpes: alivia las zonas afectadas disminuyendo el dolor y evitando que se infecten.
  • Previene y ayuda a disimular las incómodas estrías.
  • Ayuda a curar quemaduras gracias a sus propiedades antiinflamatorias
  • Es un potente cicatrizante. Elimina células muertas de la piel y favorece la salud de los tejidos.
  • Eliminar orzuelos: es una de las sustancias más usadas en el tratamiento de orzuelos por su poder antibacteriano.
  • El jugo de esta planta es especialmente indicado en casos de gingivitis, llagas u otras afecciones de la boca.

 

Uso del aloe vera

La forma más fácil de encontrar el aloe vera es en gel.

Si deseamos utilizar el gel debemos considerar, al comprarlo, es su transparencia y que su porcentaje de concentración sea lo más cercano al 100%.

En Jazmín en flor lo utilizamos en diferentes productos, elaborados principalmente para tratar afecciones en la piel.

Nuestro jabón de aloe vera tiene propiedades regenerativas que ayudan a cicatrizar las heridas o las quemaduras de la piel.

Una forma de tener siempre disponible aloe vera es tener una maceta con la planta. De esta forma la podrás disfrutar cuando la necesites, es muy fácil de mantener y muy resistente.

Es importante que la planta debe tener más de 5 años de edad para poder utilizarla.

Si te decides por tener una planta en el jardín o en la terraza para utilizarla, no riegues el aloe unos días antes. Corta una hoja de la base de la planta, ya que son las más antiguas, por lo tanto las más gruesas y las que más gel contiene.

Una vez cortada debemos retirar la aloína. Es importante retirar la aloína ya que puede resultar irritante.

Para ello, colocamos en un recipiente con agua la hoja cortada sin pelar y la dejamos de un día para el otro, renovando el agua 3 o 4 veces, para ir retirando la aloína.

Una vez hecho esto ya podemos utilizar el gel que extraeremos pelando la hoja, retirando la piel y las espinas. Allí encontraremos un tejido gelatinoso y transparente, eso es el gel que utilizaremos.

Al ser un producto natural lo podemos aplicar directamente sobre la piel, por ejemplo sobre la piel quemada por el sol o una quemadura o sobre una herida ya cicatrizada.

De esta forma, utilizando un poco cantidad, todas las propiedades del aloe vera van directamente sobre la piel ya que tiene una gran capacidad de reparación nada más con ponerse en contacto con la piel.

 

Facebook
Twitter
Follow Me
Instagram
error: Contenido protegido