Como utilizar la cosmética natural

Como utilizar la cosmética natural

¿Sabemos cómo utilizar la cosmética natural y productos artesanales?

En principio podría parecer un post un poco absurdo, pero realmente estamos acostumbrados a una cosmética industrial con un alto contenido de conservantes que hacen del producto más duradero.

Pero, ¿Realmente quiero un producto duradero o deseo un producto efectivo y natural?

Siempre recuerdo una publicidad del jabón charmis y mucho más cuando alguien me dice que su hijo dejo su jabón natural en el agua y adiós jabón.

En la publicidad le enviaban a un preso un jabón, lo ponía bajo el agua y sacaba una lima. Otro preso lo vio y cuando le enviaron un «jabón charmis» lo puso bajo el agua, y nada, se le hizo de noche y el jabón seguía intacto.

Una simple, ingeniosa y fantástica publicidad, pero no deja de ser publicidad.

¿Dice algo del jabón? En este caso no nos cuenta la verdad de lo que lo hace más duro, más resistente, sólo nos dice que durará más, pero ¿a base de qué?

Basta de palabras y vamos a lo que vamos.

Los componentes de los jabones y la cosmética natural dan de sí lo que pueden dar, no podemos pedir que nos de algo que no tienen.

Incluso en la cosmética industrial no dan más de sí, en muchos casos, vemos que algunos productos tienen agregados químicos como impulsor de las propiedades que promocionan, pero eso es otro tema de discusión.

Si dejamos un jabón natural en contacto con el agua, este reacciona y se disuelve, hasta el jabón industrial se disuelve, tardará más tiempo, pero se disuelve.

Es su naturaleza reaccionar y disolverse en el agua, precisamente por esa reacción es por lo que limpia.

«No le echemos mucha agua a la tierra, si no queremos hacer barro»…

¿Cómo hacemos para que nuestro jabón natural dure más tiempo?

La respuesta es sencilla. Tenemos que tomar un par de precauciones nada más.

Dejar el jabón en un lugar que escurra y ventile.

Utilizar una jabonera tipo rejilla, le permitirá escurrir el agua que queda luego de su utilización. Esto hará que el excedente de agua se desprenda del jabón.

Además ayudado por la pequeña corriente de aire que se genera en la jabonera, lo ventila y seca.

Sólo con esas dos condiciones un jabón natural nos puede durar mucho tiempo.

He visto jaboneras modernas todas cerradas muy bonitas, pero no, esas no son recomendables para un jabón artesanal y creo que ni para uno industrial.

¿Como utilizar la cosmética natural y el jabón artesanal?

No es un detalle menor si queremos disfrutar del jabón por mucho tiempo.

Al contactar con el agua comienza su reacción, por lo tanto, con un poco de humedad ya es suficiente.

Luego frotamos un poco el jabón sobre la piel, sólo un poco, lo dejamos y distribuimos el agua jabonosa por la zona.

No es necesario frotar continuamente con el jabón sobre la zona, ya que eso solo beneficiaría a Jazmín en flor, ya que tendrás que comprar jabón más seguido. (Mmmmm, no es una mala opción….. para nosotros)

Frotar continuamente produciría que el jabón “se gaste”.

Como he dicho antes, no por mucha cantidad que me ponga dará más beneficios. Las propiedades serán siempre las mismas, lo único que haré es desperdiciar producto.

Ahora bien si te gusta lavarte con mucha espuma, aunque realmente no es lo que limpia, puedes frotar con el poco de humedad y de jabón produciendo que la fricción entre tus manos, el jabón y el agua aumenten la cantidad de espuma.

Es importante aclarar que el jabón limpia porque sus moléculas, compuestas por una parte hidrófila que se disuelve en agua con facilidad y su cola lipófila que tiene afinidad con los aceites no solubles, hacen emulsionar los aceites y las grasas, es decir, se disuelven en agua las sustancias insolubles.

¿Cómo utilizo el resto de productos de Jazmín en flor?

La regla general es la misma.

Siempre recomendamos poner poco del producto que estemos utilizando, distribuyendo sobre la piel hasta que lo absorba, por ejemplo en el caso de las cremas, ungüentos y labiales.

Una vez absorbido, si necesito más agrego otra pequeña cantidad y masajeo.

En el caso de los ungüentos, es muy recomendable utilizarlos de esta forma, ya que sus propiedades se aportarán poco a poco sobre la piel.

Siempre comenzar con poca cantidad, masajear con la viscosidad del ungüento, en caso que se absorba rápidamente, agregar otro poco.

De esta manera conseguiremos que el ungüento llegue mejor a los músculos como el de árnica e hipérico, o el ungüento de árnica y harpagofito que deberá llegar hasta las articulaciones.

Es importante saber que si nos masajea otra persona mucho mejor, en este caso utilizar todavía mucha menos cantidad, para que el masaje dure más tiempo…jejeje

La cantidad de producto aplicado no nos dará más beneficios.

Otra razón por la que no es conveniente utilizar gran cantidad, es que la piel genere una película con los aceites y se sature, no dejando penetrar más aceites en la piel. Algo que no tendría sentido.

Alguna vez alguien me preguntó, ¿como puede tener un producto natural tantas propiedades?

Le respondí con otra pregunta. ¿Cómo un producto industrial puede tener tantas propiedades?

De por sí la respuesta es similar para ambos productos y muy simple.

Por los componentes que tiene.

En este caso están en igualdad de condiciones entre el producto industrial y el natural, salvo que lo natural tiene una gran ventaja extra, “no contiene productos químicos” que producen efectos secundarios.

Desde nuestra perspectiva la elección es muy simple, no existe punto de comparación ni punto de discusión al respecto.

Facebook
Twitter
Follow Me
Instagram
error: Contenido protegido
×

Hola!

Chatea por WhatsApp o envíanos un e-mail a tienda@jazminenflor.com

× ¿Podemos ayudarte?